domingo, 24 de enero de 2010

PEDIMOS LA CONDONACIÓN TOTAL DE LA DEUDA DE HAITÍ

En relación con la participación española en la emergencia ocasionada por el terremoto en Haití instamos al gobierno español para que la ayuda económica bilateral anunciada a tal efecto sea exclusivamente no reembolsable, y de esta manera cumpla las recomendaciones de la AECID en su documento "Cooperación Española en Haití"[1], para evitar un endeudamiento aún mayor, y que se aumente significativamente su contribución.

Teniendo en cuenta que Haití es un país catalogado como prioridad A según se especifica en el PLAN DIRECTOR DE LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA 20092012[2], y que según el CAD de la OCDE es un país de renta baja-País Menos Adelantado (PMA), así como País Empobrecido Altamente Endeudado (HPIC), solicitamos sea realmente considerado a tal efecto, y por lo tanto que le sea totalmente condonada la deuda externa contraída con el gobierno español, y que dicha condonación sea en el marco estratégico de un canje de deuda por desarrollo. Sin la condonación de la deuda y su canje por desarrollo será imposible que Haití ni siquiera se acerque mínimamente al cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, corriendo el riesgo de que en muchos indicadores esté peor en el año 2015 que en el año 2000 con un retroceso significativo.

En cuanto a la ayuda económica y humanitaria al pueblo haitiano exigimos transparencia y seguimiento en la gestión de la misma, y que se apliquen de hecho los principios de la Declaración de París en cuanto a la eficacia de la ayuda, en especial los de la armonización, para que la intervención se coordine adecuadamente con el resto de países donantes, agencias y ONGD, ONU, USAID; la mutua responsabilidad; y la rendición de cuentas (gestión por resultados). Para que la ayuda llegue al pueblo haitiano, y sabiendo que uno de los sectores prioritarios de la AECID es la gobernanza democrática, estos últimos principios se deben exigir en un país que presenta una situación institucional débil y que es considerado el cuarto país más corrupto del mundo según el Corruption Perceptions Index[3]. Por lo tanto se insta al gobierno para que reflexione seriamente las vías más oportunas,  para la vehiculización de la ayuda con el objetivo prioritario del beneficio del pueblo haitiano, teniendo en cuenta la experiencia previa de AECID en intervenciones previas en Haití[4].

A medio-largo plazo consideramos prioritario exigir una buena gobernanza e invertir en fortalecimiento institucional e infraestructuras adecuadas. No podemos soslayar pobreza de aumento de vulnerabilidad ante desastres naturales, de modo que se debe trabajar para erradicar la pobreza en el país Haitiano y así sea capaz de mitigar los efectos de tales desastres naturales.

Finalmente, y ante esta situación de emergencia concreta, pedimos que se invierta en Haití en Sistemas de Alerta Temprana, pues consta que en la práctica no son prioridades atendidas convenientemente.

Partido Por Un Mundo Más Justo (PUM+J)



[3]      Transparency International.

[4]             "es aconsejable que la AECID hubiese optado por un modelo utilizado en otras respuestas directas y que consiste en entregar la ayuda a una organización humanitaria con capacidades humanas, competencia técnica y conocimiento detallado de la zona de intervención que haga la distribución del material humanitario". Informe de estudio de caso: La respuesta humanitaria española a la temporada de huracanes de 2008 en Haití. http://api.ning.com/files/u5cQADSbNchq4QI4*uG5ej0XnFw5017NyXibHJBejK-6iDgphro*Z-WzhfuI1B90740WfqGo3lWjfWVwrTli0eFRoQrhQt4U/respuestahumanitariaEspaaHait.pdf

Últimos eventos - Red Mundo Justo

Las opiniones y comentarios expuestos en este blog son de exclusiva responsabilidad de sus autores, y no tienen por qué coincidir en su totalidad con la opinión oficial del partido POR UN MUNDO MÁS JUSTO, que podrá encontrar en la web porunmundomasjusto.com.
POR UN MUNDO MÁS JUSTO está debidamente inscrito en el
Registro de partidos políticos del Ministerio del Interior, 8 de enero de 2004, Tomo V, Folio 330.